Originariamente, la sílaba Om proviene de los Vedas, que son los libros antiguos en los que se basa el hinduismo moderno. Se menciona muchas veces en los textos hindúes, pero el jainismo, el budismo y el yoga han tomado la sílaba como parte integral de sus prácticas.

Lo Divino. Nada en absoluto. El comienzo, la preservación y el fin del universo, o lo que está más allá del mismo.

O quizás todos y ninguno de los significados anteriores al mismo tiempo.

Los Vedas dicen que es el sonido primordial del que derivan todas las cosas.

En realidad, su función y significado van mucho más allá. OM es el Sonido Primordial del Universo, en el hinduismo significa unidad con lo supremo, la combinación de lo físico con lo espiritual. Es la sílaba sagrada, el primer sonido del Todopoderoso, el sonido del que emergen todos los demás sonidos, ya sea música o lenguaje: “Patanjali, el mejor y más grande exponente del yoga, habla de Dios como el real Sonido Cósmico de OM que se escucha en la Meditación. OM es el Verbo Creador, el sonido del Motor Vibratorio, el testigo de la Divina Presencia.”. 

La vibración está en el origen de todo lo que Es y el origen de todo lo que Es está representado por este sonido OM.

De OM se podría decir que es lo que los científicos han denominado la teoría del Big Bang  muchos siglos después de que los Vedas ya nos hablaran de ello en sus escritos. El sonido es la primera manifestación de todo y OM es el primer sonido a partir del cual se desarrolló toda la creación. La existencia deviene de la vibración, que en su mayor o menor densificación forma las cosas. OM es sonido y el sonido OM ordena la energía, es la fuente, el sostén y la fuerza. Es el aliento vital en cada ser.

En los Upanishad (libros sagrados hinduistas) se dice que todo, lo que existe y lo que no, puede ser controlado al pronunciar la sílaba sagrada. OM es también la forma sonora del atman (alma o dios) y la representación del Trimurti (‘tres formas’) de Brahma, Vishnu y Shiva.

En Sánscrito, el significado de Om es avati o rakṣati.  Rakṣati significa “quien protege o sostiene”. El símbolo que representa a la sílaba OM, tan conocido y utilizado, es el símbolo del conocimiento espiritual y en su composición contiene distintos estados del ser:

– La curva superior es el estado despertar, estado consciente, donde trabajan el intelecto y los sentidos.

– La curva inferior larga representa el estado de sueño, cuando estamos dormidos. La mente, la percepción sensorial y el yo están desactivados y permiten descansar y entrar en contacto con lo sublime.

– La curva semejante a una “s” que parte del centro, simboliza el dormir profundo y sin sueños. Impresiones, deseos y recuerdos están presentes en este estado.

– La media luna, denominada Turiya, es la representación de Maya, el velo de la ilusión, es el cuarto estado, en el que se trasciende el mundo sensorial.

– El punto sobre la media luna, Bindu, es el estado trascendental. Representa el origen y final de Todo. En este estado es cuando el espíritu individual  del hombre atraviesa el velo, descansa en lo trascendental y se libera.