La relajación es aflojar el tono muscular, a través de distintos métodos que existen para conseguirlo. Pero también tiene otras finalidades igualmente atractivas como la de provocar en el sujeto un mundo de sensaciones y evocaciones. Es una “inmersión introspectiva” según Kammerer y Durand de Bousingen.

Siendo conscientes de esto, podemos hablar de la relajación como un estado de reposo físico y mental en el que disminuye la intensidad de la actividad física que está siempre sucediendo en el cuerpo. Como el tono muscular o la cantidad veces que el corazón late cada minuto. Al mismo tiempo que se dejan de lado las cuestiones emocionales de origen externo y volvemos la vista hacia nosotros mismos. 

BENEFICIOS DE LA RELAJACIÓN.

Con la relajación, se consigue un estado en el que el cuerpo y la mente descansan, reparándose del esfuerzo que ha requerido solucionar la situación estresante. De este modo, aprender a relajarse aporta numerosos beneficios para la salud. Pueden ser el tener un menor riesgo de padecer problemas de corazón, el dormir mejor y, en definitiva, el aumentar la calidad de vida. 

DISTINTOS MÉTODOS Y TÉCNICAS DE RELAJACIÓN. 

Existen algunos métodos que deben realizarse mientras se está inmóvil, mientras que otros requieren de una ligera actividad. También los hay que necesitan de la oscuridad y el silencio para ser efectivos, mientras que otros pueden llevarse a cabo al aire libre. Por otra parte, algunos pueden aplicarse sobre uno mismo y otros requieren de la ayuda de un compañero.

1. Meditación:

Es una disciplina basada en la concentración, en la que se consigue reducir la ansiedad y el estrés desviando la atención del tema que nos preocupa mediante la concentración en un pensamiento o un objeto que tengamos delante, por ejemplo.

2. Auto-Hipnosis:

Este procedimiento pretende conseguir la relajación mediante la autosugestión. Es decir, repitiéndonos continuamente a nosotros mismos la orden de que debemos relajarnos, con el fin de conseguirlo.

3. Respiración Diafragmática:

Este método de relajación se basa en una correcta técnica de respiración mediante la movilización del músculo diafragma a través del nervio vago. Este es uno de los principales responsables de activar el sistema nervioso parasimpático (el responsable de la relajación). Por lo tanto, una respiración profunda y lenta conseguirá mover el diafragma a través del nervio vago, consiguiendo la relajación por la activación de dicho nervio.

4. Masaje:

Es una disciplina en la que se aplican un conjunto de técnicas sobre la piel, los músculos y demás tejidos blandos del cuerpo para conseguir una serie de beneficios. Entre ellos destacan la disminución de la tensión en los músculos y el alivio del cansancio.
5. Biofeedback: Esta técnica se basa en la monitorización, mediante unos electrodos colocados estratégicamente sobre la piel, del estado corporal del paciente, mostrando los resultados en una pantalla.

Mediante este sistema, se trata de que el paciente aprenda a controlar esas modificaciones en el funcionamiento del organismo viendo cómo se elevan o disminuyen en la pantalla los valores recogidos por el ordenador. De este modo puede identificar con el paso del tiempo esas señales por sí mismo y actuar en consecuencia.

6. Caminar:

Multitud de estudios han confirmado que el ejercicio físico suave ayuda a combatir el estrés y la ansiedad. 

7. Yoga:

Es una disciplina tradicional originaria de la india, cuyo objetivo es alcanzar el equilibrio entre la mente, el cuerpo y lo espiritual. Se centra en la combinación de una serie de posturas, meditación, limpiezas, respiración, cánticos y rituales.

8. Acupuntura:

Es una técnica de la medicina tradicional china que se caracteriza por el uso de agujas, insertándolas y manipulándolas sobre el cuerpo humano para conseguir recuperar la salud del paciente o alcanzar un mayor grado de bienestar.

9. Visualización:

Es una técnica de relajación que se centra en la conexión existente entre el cerebro y las áreas motoras y emocionales. Normalmente, cuando imaginamos una situación desagradable o peligrosa, nuestro cuerpo reacciona colocándose en una disposición defensiva, es decir, aumentando la tensión.

Por el contrario, si se emplea la imaginación de manera positiva se puede lograr el efecto contrario, logrando que el estrés desaparezca y alcanzando una sensación de bienestar y relajación.

10 . Relajación Muscular Progresiva:

Esta técnica fue desarrollada a principios del siglo XX por el fisioterapeuta Edmund Jacobson y se basa en la creencia de que, si las emociones eran capaces de producir tensión muscular, entonces la relajación de los músculos podría aliviar las tensiones emocionales.

Para ello diseñó un programa de ejercicios guiado en el cual se relajaban de manera secuencial distintos grupos musculares hasta que el paciente era capaz de reconocer las sensaciones de tensión y relajarlos por su cuenta

11. Entrenamiento Autógeno:

Es un método de relajación centrado en el poder relajante de la imaginación. En él, se enseña al alumno que concentrándose intensamente en imaginar determinadas sensaciones, puede llegar a sentirlas realmente.