Hatha Yoga:

Beneficios de esta milenaria disciplina.

Desde hace miles de años, el equilibrio entre la mente y el cuerpo ha sido el núcleo principal del Hatha Yoga. Esta disciplina, en todas sus vertientes, ha sabido transcender el tiempo y actualmente se ha adaptado a las necesidades de un ritmo de vida complejo, agitado y exigente. Ritmo que tiende a tener sus efectos negativos en la calidad de vida, la salud y la paz interior.

Concretamente, el Hatha Yoga, de una manera práctica, ha sido un fiel aliado para recuperar ese bienestar. Incluso peleando con los numerosos estímulos externos a los que estamos expuestos. Con la práctica de Hatha Yoga, a través de la respiración y de los asanas, se promueve la calma. Además, se propicia una mirada interior y una profunda toma de consciencia. La práctica de Hatha Yoga aspira a conseguir esa deseada unidad entre cuerpo, mente y espíritu. Justo por eso, podríamos definirlo también como un puente hacia la meditación.

HACIA EL INTERIOR

El Hatha Yoga invita a una expansión hacia nuestra conciencia; a reconocer nuestros pensamientos, emociones y acciones. Nos descubre cómo de congruentes o incongruentes somos, teniendo en cuenta que somos el resultado de lo que pensamos, decimos y hacemos.

De alguna manera, nos invita a dejar de buscar excusas fuera para reencontrarnos con nosotros mismos. A vivir en consonancia con nuestro lado más genuino y tener la opción de encontrarnos dentro de tanto estímulo externo. 

Por lo tanto, con el Hatha Yoga podremos encontrar un cuerpo sereno mucho más atento a lo que recibe. Al realizar un asana y mantenernos inmóviles desarrollamos lo que se denomina como consciencia corporal. Un buen alineamiento en la postura es primordial, así cuanto más equilibrada se dibuja, más aun desarrollamos nuestra capacidad de coordinación y percepción, la conciencia de uno mismo, la concentración y la relajación con nuestra vida diaria, independientemente de la acción que en ese momento estemos llevando a cabo. 

Por otra parte, la práctica del Hatha Yoga propicia una mente calmada y a través de esta comprendemos, estamos abiertos y no perdemos el tiempo en juzgar; nos ayuda a diferenciar los pensamientos, observarlos y dejarlos ir. El Hatha Yoga nos ayuda a aprender a gestionar las emociones, disminuye el estrés, equilibra la tensión y reduce la ansiedad.

CONCLUSIONES

Por todo ello, la práctica del Hatha Yoga es muy adecuada para todos aquellos que deseen prepararse para iniciarse en la meditación. Suele suceder que con la toma de conciencia que supone la práctica regular del Yoga, los practicantes comienzan a sentir la necesidad de mejorar y desarrollar hábitos saludables para así sentirse aun más plenos. 

Por sus múltiples beneficios, el Hatha Yoga también se recomienda para incorporar hábitos saludables en nuestro día a día. La rutina de tomar conciencia que nos regala el Hatha Yoga, supone convertirnos en personas conscientes de nuestras acciones, de lo que nos conviene y de lo que no. Una mente más aquietada y más atenta nos permite tomar decisiones más congruentes y ciertas en todos los aspectos.

Puedes ver nuestro horarios de Hatha Yoga aquí