¿Por qué practicar Yoga durante el embarazo?

El yoga es uno de los ejercicios que recomiendan realizar durante el embarazo. Es una disciplina milenaria que busca la armonía entre el cuerpo y la mente, muy susceptible de ser adaptada según las características de quien lo practica, y por ello, entre muchos otros factores, se recomienda a las mujeres durante el periodo de gestación.

Pero practicar yoga es beneficioso no sólo para las mujeres embarazadas, sino para la salud de cualquier persona. Eso sí, siempre y cuando lo recomiende el ginecólogo y bajo la supervisión de un instructor cualificado para impartir clases a mujeres embarazadas. Se suele recomendar esperar al segundo trimestre para empezar la práctica de yoga sobre todo si nunca se ha realizado este tipo de ejercicio. Siempre antes de hacer yoga, las embarazadas deben consultar con el ginecólogo si pueden realizar esta disciplina para evitar cualquier riesgo.

Son muchos los estudios que muestran los beneficios de su práctica:

  • Un equipo de investigadores de la Escuela Médica de Harvard concluye «la práctica del yoga ayuda a regular la presión arterial, reduce los niveles de colesterol y mejora el índice de masa corporal».
  • Investigadores del Campus Alberta de Psicología Aplicada en Canadá y otro en la Universidad americana de Cincinnati, concluyen con importantes evidencias que indican que aquellos pacientes que presentaron cuadros de ansiedad y depresión mejoraban significativamente cuando implementaban en sus terapias la práctica del yoga, aunque también es cierto que indican que los ensayos clínicos que se realizaron tenían «limitaciones metodológicas» y que «es necesario investigaciones más rigurosas».

Principales beneficios en la práctica del yoga durante el embarazo.

1. Mejora la respiración

Cuando una mujer embarazada practica yoga mejora la respiración y por lo tanto la oxigenación del bebé. El yoga nos ayuda a relajarnos y a liberar las tensiones musculares de nuestro cuerpo. Por regla general, durante  la gestación, las mujeres suelen sentirse algo nerviosas ante la inminente llegada del bebé; el yoga les ayuda a tranquilizarse y las reconforta. Además este tipo de ejercicios pueden resultar bastante útiles cuando comienzan las contracciones y durante el parto. 

2. Tonifica los músculos

Durante la práctica de yoga se realizan muchos estiramientos. Estos nos ayudan a tonificar los músculos y a tener mejor forma física durante la preparación al parto. No obstante, hay que tener siempre presente que las embarazadas deberán mantener un ritmo relajado en los ejercicios y que no les suponga demasiado esfuerzo. El yoga contribuye además a reducir pequeñas molestias  del embarazo como pueden ser los tobillos hinchados o la sensación de pesadez en las piernas al mejorar la circulación.

3. Prepara para el parto

Los cambios físicos y psicológicos son un continuo en el desarrollo de la gestación. El yoga para embarazadas facilita la aceptación de esos cambios con naturalidad. Las mujeres que realizar esta disciplina se sienten más seguras con su cuerpo y disfrutan de su embarazo. El yoga en mujeres embarazadas ayuda a gestionar los nervios y la ansiedad durante el parto.

4. Mantiene en forma durante el embarazo

El único ejercicio que suelen realizar normalmente las mujeres embarazadas es caminar. Pero practicar yoga durante el embarazo, con sus ejercicios suaves y posturas adaptadas, resultará muy beneficioso y no supondrá ningún riesgo si se hace correctamente. Mejorará la flexibilidad y el equilibrio al realizar actividades cotidianas cuando el embarazo vaya avanzando  y se haga complicado el movimiento fluido, como por ejemplo agacharse o tumbarse en la cama.

5. Fuente de energía vital

La sensación de energía positiva que normalmente aporta el yoga, se extrapolará a la mujer durante el embarazo, y por consiguiente al bebé. Una estabilidad mental es importante para disfrutar cada etapa del embarazo con tranquilidad. Además, a través de los asanas, la percepción de las sensaciones con el bebé, se incrementarán, ya que el yoga se practica con plena consciencia, y por ello se reforzará la conexión entre ambos.

En la actualidad existen clases de yoga en muchos centros deportivos y sociales. Pero lo ideal es ir a una clase específica para embarazada con un profesor cualificado. En Centro Yoga Madrid, contamos con una una matrona y profesora de Yoga, con experiencia en cientos de partos , y de acompañar a muchas mujeres en el proceso del embarazo.

Consulta nuestros horarios de Yoga para embarazadas aquí.