Saraswati representa a la Diosa del saber, de las artes y de la verdad, la educación y la cultura. A través de la devoción a ella, en la cultura hindú se busca el conocimiento verdadero para alcanzar la iluminación para conseguir la liberación de las reencarnaciones. Es venerada en las escuelas de India por representar «la palabra» y el misterio del lenguaje, es imagen también de la pureza. «El conocimiento es el camino hacia la liberación» dice Sarasvati.

Es la mujer del Dios Brahmá al mismo tiempo que su hija, por ser él mismo su creador. Además, es una de las diosas principales de la cultura hindú. Habita en el mundo, pero su lugar está en Brahmaloka, el cielo más elevado, situado en la cumbre del monte Meru.

Principales rasgos de Saraswati.

A menudo se representa a Sarasvati con ropas blancas, como símbolo de su pureza. Las cuatro cabezas de Brahma se le atribuyen a la necesidad de tener que mirar a su mujer desde distintos ángulos debido a su belleza. Por ello, las ofrendas y regalos que se le ofrecen a Saraswati suelen ser blancos. El libro que lleva en la mano es un símbolo de su sabiduría, que está dentro  del Alma de cada hombre, y sólo espera ser desvelada a través del trabajo Espiritual.

Por ello, otra manera de manifestar a la Diosa es con una pluma, un recipiente de tinta y hojas frente a ella, simbolizando la Sabiduría y su transmisión a los hombres. Generalmente se la muestra con cuatro brazos, que representan los cuatro aspectos de la inteligencia humana:

  • la mente (mana)
  • el intelecto (buddhi)
  • estado de vigilia. (yogui)
  • ego (ahankara)

Podemos encontrarla tocando la Veena, junto a una pareja de cisnes; sentada en una flor de loto o montando a Hansa (cisne). A veces, aparece con Ganesha y Lakshmi. Comparte el cisne con Brahmá porque simboliza el aliento, la respiración que hace posible el acto creador del saber a través de la palabra. Ella es la arrogancia y el orgullo por la belleza personal, sin embargo, el mensaje que envía es que no hay que estar preocupados por la belleza externa. Saraswati en sánscrito significa «la que fluye», como las palabras o las ideas; su origen fluvial es el Río Sasvati, por lo que en ocasiones aparece al lado de un río. Para los hindúes, otorgar este nombre a una niña será símbolo positivo para su educación. Se asocia con estas flores que florecen en primavera, época del festival de la diosa y dedicado exclusivamente a esta deidad.

El instrumento de Saraswati.

La sárasuati vina es su instrumento y es un instrumento de cuerda conocido en la música de India. Existen varios tipos y la mayoría emparentados con el sitar.

Los diseños de las vinas han venido evolucionado con los años, y han adquirido variadas formas. Hoy día, el más popular es el vina sárasuati. Con 24 trastes, tiene cuatro cuerdas principales que atraviesan todos los trastes y son pulsadas, al igual que una guitarra, con las yemas de los dedos. Además, lleva tres cuerdas auxiliares, que pasan sobre un puente arqueado y se emplean para el acompañamiento rítmico.

Esposa e hija de Brahma.

Saraswati es la mujer de Brahma, el dios creador. Cuentan que Brahma creó a Saraswati, y ésta comenzó a rondar al dios como agradecimiento. Por no dejar de contemplar la belleza de su creación, Brahma generó una cabeza tras otra según ella giraba, hasta tener las cuatro cabezas con las que hoy día se le conoce.

Saraswati y Brahma comparten su montura… esto es bastante sencillo, la Señora Saraswati es la diosa de la inteligencia y del don de la palabra, de hecho su instrumento es una especie de guitarra pequeña, que representa la garganta, que es el sitio donde esta diosa «reside en el cuerpo», la sabiduría (como conocimiento diferenciado) no existe sin las palabras, y la palabra no existe sin el aliento… usan el mismo vehículo porque es la respiración quien hace posible el acto creador de la palabra así como hace posible la vida en las criaturas…