Esta joya de obra, nos acerca a la filosofía Advaita, teniendo en cuenta los principios claves del Yoga Vasishta.

CAPÍTULO 1. 

DESAPASIONAMIENTO

Nos habla en este capítulo sobre el perfil del buscador de la iluminación. Ni el que piensa que ya la ha alcanzado es apto para estas escrituras, ni tampoco quien siquiera se plantea la búsqueda. El camino requiere de un constante cuestionamiento y búsqueda, sin aferrarnos a dogmas ni gurús concretos, sino aprendiendo de los máximos posibles, eso sí, siempre de buenas almas y sabios conocedores.

Llevar la mirada hacia el interior para buscar el camino, según el Yoga Vashista Sara, es más acertado que aferrarse a un gurú o texto sagrado.

Habla en este capítulo de la necesidad del desapego, y la necedad de aquellos que a sabiendas de su banalidad, los añoran. 

Comenta el goce de acallar los pensamientos y ser un mero expectador, sin intervenir en la ilusión de maya.

Es interesante la comparativa de la muerte del cuerpo con el romper de una vasija, el espacio de su interior se expande con el Todo, como el Ser, que se vuelve más extenso que el el espacio del cuerpo que lo contenía.

CAPÍTULO 2.

IRREALIDAD DEL MUNDO

Inicia el capítulo dos invitándonos a acallar las fluctuaciones mentales, a calmar la respiración y la mente para cesar la rueda del samsara, tachándola de insustancial e irreal. El mundo que habitamos (maya) es el causante del sufrimiento humano; es en el preciso instante en el que esas irrealidades dejan de reflejarse en el espejo de la Conciencia, cuando nos liberamos verdaderamente.

CAPÍTULO 3.

LAS SEÑALES QUE IDENTIFICAN A UNA PERSONA LIBERADA

En este capítulo, menciona ciertas características que un yogui iluminado posee. Así pues, deberá comprender que el mundo no es otra cosa que pura Conciencia; ser frío como la luna; no verse afectado por el resultado de sus actos; haberse librado de las tendencias egoístas y de los deseos. 

me resulta bastante interesante la última frase en la que afirma que, la mente, por su propia actividad, se ha esclavizado a sí misma, y para liberarse tendrá que volver a la calma.

CAPÍTULO 4.

LA DISOLUCIÓN DE LA MENTE

Cuando la Conciencia corre tras objetos y deseos, se convierte en mente. Cuando las ideas toman forma, y adquieren nombres para englobar conceptos, para explicar “la realidad” es cuando se empieza  a crear la mente y comenzamos a autoengañarnos.

Dice el capítulo que se rige el cuerpo por la mente, como el viento mueve las ramas de un árbol, sin embargo, ¿que hay de la corporeización? ¿acaso no afectan por igual una en otra de manera recíproca? De hecho, para acallar la mente, buscamos la quietud del cuerpo en la posición de meditación.

CAPÍTULO 5.

LA DESTRUCCIÓN DE LAS IMPRESIONES LATENTES

Nos habla en este capítulo del lugar hacia el cual nos lleva el cuestionar el Ser, investigar hacia lo más interno… y el intentar destruir las constantes fluctuaciones y vaivenes de la mente. Pero las semillas siempre están, y vuelven a germinar una y otra vez. El por ello que el trabajo de la interiorización se vuelve una constante. A diferencia de lo que comentan en el punto 6, que las impresiones latentes no surge en la mente de aquel que ha comprendido que Todo es Brahmán, opino que el camino dura lo que dura la vida terrenal, incluso en aquellos que ya se iluminaron. Repito, es una constante.

CAPÍTULO 6.

LA MEDITACIÓN SOBRE EL SER

Llegamos a la Conciencia plena, desde la que vislumbramos nuestro cuerpo y parece el cuerpo de otro. Todo se vuelve construcción, mente, intelecto, sentidos… todo se vuelve Conciencia, y paso a formar parte del Todo.

CAPÍTULO 7.

EL MÉTODO DE PURIFICACIÓN.

Diferencian en este capítulo el mundo interior del exterior. Mientras por fuera actuamos, hacemos y deshacemos, por dentro debemos permanecer inactivos, calmos, sin intentar intervenir. Pero al mismo tiempo renuncian a la dualidad para dejar de ser cuerpo y formar parte únicamente de la plena Conciencia, incluso a la dualidad la llama ignorancia, al punto de que solo te lleva a los apegos por creer que algo es tuyo.

CAPÍTULO 8.

LA ADORACIÓN

El hecho de rechazar todo aquello que “no es verdad” nos llevará a la iluminación y a lo más esencial del Ser, a los inicios. Nos anima e invita a meditar sobre la adoración a Brahmán como única realidad, como aquello que habita en todas las cosas, como nosotros, meditar sobre la fusión en ese TODO que todo lo es.

CAPÍTULO 9.

EXPOSICIÓN DEL SER.

Cuando la idea de las construcciones en conceptos divisibles y defendibles surge, aparece de nuevo la idea del “yo soy” y con ello el ego (jiva). Y nos pone numerosos ejemplos en el que las ilusiones se nos presentan como engaños de lo que la realidad suprema es en esencia.

Define de maneras diversas y poéticas el Ser, al mismo tiempo que da ejemplos de donde se manifiesta y se siente, aunque todo se reduce a eso, está en Todo, porque es Todo, es pura Conciencia (que no la idea u objeto de Conciencia, sino solo Conciencia), Brahmán. 

CAPÍTULO 10.

NIRVANA

Finalmente, en este capítulo, nos habla de donde encontrar el punto en el que habitar esa liberación. Son líneas muy finas entre la existencia y la no existencia; entre lo que se siente y lo inerte.

Abandonando cualquier idea construída, no queda más que habitar el Ser. Meditamos en esa Conciencia donde no hay nada, pero al mismo tiempo está Todo.

Me alegra comprobar, que en este último capítulo hace mención al continuo trabajo para seguir en esa línea meditativa; nunca se ha terminado.