Son muchos los momentos en los que hemos escuchado a alguien recomendar el pilates o el yoga para contrarrestar las molestias de espalda. En el post de hoy traemos algunos ejercicios que te ayudarán a aliviarlos, si no dispones de tiempo para asistir a clases de yoga.

Hoy día, es muy común padecer molestias de columna debido a la tendencia posturas que nuestros trabajos y aficiones nos demandan. Algunos pasan muchas horas sentados, otros de pie; hay quien carga con peso constantemente o de forma inadecuada. Estos y muchos otros motivos más son los principales causantes de las dolencias en la espalda que a su vez pueden desencadenar otros problemas de salud.

Por ello, te traemos este artículo con  posturas de yoga para el dolor de espalda. 

Recuerda acompañar los asanas con una fluida respiración y así poder relajar al cuerpo, entrando en cada postura suavemente y no desde la fuerza. Saca todo el rendimiento a las mejores posturas de yoga para el dolor de espalda.

Y si tienes problemas para encontrar la calma, practica antes estas posturas para reducir estrés.

Antes de comenzar con el yoga para el dolor de espalda tienes que tomar consciencia de tu cuerpo. Es decir, ten siempre presente donde se encuentra tu cuerpo, cuáles son sus límites y párate antes de llegar a ellos. Lo ideal sería asistir a clases de yoga con un instructor cualificado que pueda orientarte en todo momento. Pero si no dispones de un centro cercano o del tiempo necesario aquí te dejamos las mejores posturas de yoga para aliviar el dolor de espalda.

Realiza cada asana con un mínimo de 5 respiraciones profundas por pose de yoga.

 

Adho Mukha Svanasana o Perro boca abajo

El asana Adho Mukha Svanasanao perro boca abajo es una postura de yoga ideal para el dolor de espalda debido al estiramiento de toda la columna vertebral, además de mejorar la circulación de la sangre en esta zona.

Si tienes dudas de cómo ejecutarla, pincha el siguiente enlace, te lo contamos todo sobre Adho Mukha Svanasana en este artículo.

 

Alternancia de gatos y vacas

Estas breves secuencias parten de colocarnos sobre las manos y las rodillas. Situaremos las muñecas bajo los hombros y las rodillas bajo las caderas con una apertura similar al ancho de nuestro tronco.

Con las inhalaciones miraremos al frente, proyectando el ombligo hacia el suelo, como si se quisieran juntar los omóplatos. Al exhalar, el movimiento será el contrario, la mirada irá entre las rodillas, el ombligo buscará a la espina dorsal y los omóplatos querrán separarse. Como en las imágenes superiores. Estas posturas alternadas movilizan la columna suavizando cualquier dolor o molestia que podamos tener en ella.

Salabhasana o postura de la langosta

Este asana es una de las mejores posturas de yoga para fortalecer la espalda, sobre todo para la zona lumbar.

Es cierto que es una postura bastante exigente, y que no se podrá mantener durante mucho tiempo, pero si lo que buscas es ejercicios de yoga para la espalda baja, esta sin duda no puede faltar.

Si quieres saber más sobre este asana, lee este artículo en el que Sala Yoga Madrid habla expresamente de ella.

Balasana o la posición del embrión.

Balasana o postura del embrión es la manera perfecta para acabar o empezar cualquier rutina de ejerciciospara eliminar el dolor de espalda.

Se trata de asana que te lleva a la calma al mismo tiempo que ayuda a liberar la tensión de la espalda.

No resulta complicada realizarla, incluso si se quisiera incidir en la apertura de caderas, podemos separar ligeramente las rodillas. También, si los hombros molestases, podemos llevar los brazos a los lados del cuerpo.

Y recuerda respirar en todo momento de manera fluida.

Torsión en el suelo

Las torsiones en el suelo son de los ejercicios de yoga para quitar el dolor de espalda que te más te recomendamos. En Shala Yoga Madrid no faltan antes de entrar en savasana.

La postura consiste en flexionar una pierna y llevarla hacia el lado contrario, sin que los hombros se despeguen del suelo. Los brazos irán en cruz o en forma de cactus y la mirada irá hacia el lado contrario al que se ha dirigido la pierna, como aparece en la imagen superior.

Con esta postura liberarás tensiones de toda la espina dorsal: en la parte alta por tenerla completamente alargada sobre el suelo y en la parte media y baja por la torsión.