Ansiedad, estrés, depresión, dolores causados por posturas incorrectas, falta de tiempo. ¿Sabes de qué hablamos? Son los males del siglo XXI producidos por un patrones de exigencia personal y profesional que en numerosas ocasiones nos asfixia hasta dejarnos sin aliento.

La vida moderna y su sobre-conexión nos desconecta.

El moderno estilo de vida, especialmente en las grandes ciudades, ha traído consigo un aumento del nivel de estré​s. Los plazos de entrega, las incrementadas horas de trabajo, la constante productividad, nos encaminan hacia un alejamiento de la convivencia social con amigos y familiares y esto nos lleva a la incomodidad, el cansancio y la angustia.

Ese continuo estar conectados e informados a través de las redes sociales o las nuevas tecnologías al que ya somos adictos es el mayor causante del estrés. Y al final el disfrute de las comodidades tecnológicas trae consigo su correspondiente malestar.

Seguramente habrás tenido la oportunidad de sentir en tu propia piel el poder de estas herramientas para llevarse consigo nuestra mente a cualquier otra parte menos dejarla en el momento presente. Nuestra atención anda en distintas aplicaciones y buscadores abiertos, de forma simultánea, en un intento estresante de responder a numerosos estímulos.

Y esto lo tenemos tan naturalizado que, seguramente, la mayor parte del tiempo, no somos conscientes de haber sido transportados a otra realidad que no es la que se cuece en ese instante frente a ti. Sucede de forma autómata.

Cambiar la percepción del estrés y los efectos que provoca en nosotros.

El Yoga es una práctica que nos invita a llevar una rutina personal más consciente y saludable, algo verdaderamente necesario y práctico a la hora de encarar las tensiones que hemos venido creando.

Lo que la meditación y el yoga pueden hacer es ayudarnos a modificar la percepción del estrés y desarrollar habilidades para lidiar con él.

En Shala Yoga Madrid adecuamos los horarios al de las oficinas, además de encontrarnos en pleno centro, para que puedas incorporar tu práctica en tu horario laboral.

El objetivo pasa por ofrecer herramientas para mantener una buena salud a todos los niveles, físico, mental, emocional y también espiritual.

Es vuelve complicado separar lo laboral de lo personal ya que pasamos más horas en el trabajo que en ninguna otra parte, por lo tanto se vuelve imprescindible hallar un modo de encontrar aquellos hábitos que nos van a traer consigo una mayor calidad de vida. El resultado es un estado de ánimo calmo favoreciendo un buen ambiente de trabajo, incrementando la comunicación con los demás, favoreciendo la eficiencia y generando una actitud más equilibrada ante los conflictos.

La práctica del yoga favorece todas aquellas habilidades y facetas que te llevan a tomar las riendas de tu vida: fortalece, revitaliza y flexibiliza el cuerpo; relaja y enriquece tu mente aportando equilibrio; alimenta y sana el espíritu desde un diálogo más amable con uno mismo.

Beneficios de la práctica del yoga.

Y dejamos aquí, para finalizar este artículo, un breve listado de algunos beneficios de la práctica de yoga, siempre teniendo en cuenta que se debe practicar con regularidad.

  • Ayuda a una mejor postura general.
  • Disminuye los dolores de espalda.
  • Suaviza las molestias cervicales.
  • Incrementa la capacidad respiratoria.
  • Favorece el sueño profundo.
  • Reduce la presión sanguínea y mejora la circulación.
  • Aumenta la energía física.
  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Calma el sistema nervioso.
  • Calma la mente.
  • Suaviza los síntomas de la depresión.
  • Ayuda a un estado de ánimo alegre.

Más beneficios del yoga.