Matsyasana o Postura del Pez es una de las llamadas Backbend o de flexión de espalda. Hay que decir que es una posición sencilla de lograr y con algunos intentos podrás dominarla. No obstante, algunas de sus variantes no son de la misma facilidad. 

Original

Matsyasana ha tenido una transformación que hay que mencionar y es que en la tradición del Yoga solía realizarse cruzando las piernas, una sobre la otra, como solemos ver en Padmasana. No obstante, el cambio se dio porque no resulta sencillo mantenerlas así por mucho tiempo. Por tanto, esta versión original suele entenderse como una variante más. 

En adelante, aprenderás cómo realizarla paso por paso y te hablaremos de sus beneficios. Es importante que conozcas siempre las contraindicaciones de cada una de las posturas del Yoga, pues para realizar muchas de ellas, debes saber si eres apto/a o no. 

Pasos para realizar Matsyasana o Postura del Pez: 

  1. Colócate tumbado boca arriba sobre tu mat. Separa del tronco y estira ligeramente tus brazos.
  2. Mantén las piernas juntas y siempre estiradas. 
  3. Respira profundamente y relájate. 
  4. Ahora pon tus manos justamente por debajo de tus glúteos, mientras mantienes contacto con el mat, con las palmas de las manos. Tus brazos, mientras tanto, deben permanecer estirados, mientras que los codos y las muñecas se alinean con las piernas.  En ningún caso, extendemos la apertura de los codos. 
  5. Seguidamente levanta el pecho, sin despegar las piernas del mat. Eleva tu pecho lo más alto que puedas y tampoco despegues tus antebrazos, mientras llevas tus hombros hacia atrás. 
  6. Al mismo tiempo, lleva tu cabeza hacia atrás y haz que tu coronilla toque el mat. 
  7. Apunta tus ojos en dirección al mat, como queriendo ver la parte que se encuentra más cerca de tu cabeza. (Aquí se busca en la tradición Yoqui, el enfoque en el tercer ojo)
  8. De 45 segundos a 1 minuto será un tiempo ideal para permanecer en esta posición. No obstante, si estás iniciando y esto te cuesta, mantente en 30 segundos. 
  9. Para salir de la postura, estira tu cuello, levanta la cabeza y dirige tus ojos al pecho, quitando lentamente tus manos. 
  10. Puedes realizar entre 3 y 5 repeticiones. 
  11. Otra manera de realizarla es con las palmas de las manos hacia abajo, pero no debajo de los glúteos, sino a los lados. 

Los beneficios de realizar Matsyasana o la Postura del Pez

  1. Con este asana de yoga ayudarás a estirar la espalda: Este es uno de los primeros beneficios que notarás, pues tu espalda entrará en una gran relajación y la sensación perdurará. 
  2. AFomentar la apertura del pecho: La apertura del pecho también se sentirá inmediatamente y la relajación que esto produce es maravillosa, sobre todo cuando estás cargado de estrés o has pasado demasiado tiempo sentado/a en una postura o encorvado/a.
  3. Es una postura de yoga que relaja: La acción de llevar los hombros atrás puede corregir problemas de escoliosis. En general, el cuerpo estará estirándose desde todos los ángulos y con ello obtendrás una sensación perdurable de relajación. 
  4. Aumentar la capacidad pulmonar: En esta postura será más fácil llenar tus pulmones, por lo que tu capacidad pulmonar regular se verá impactada positivamente. 

Una sensación de relajación plena es lo que consigues con cada práctica del Yoga; y lo mejor es que esto no concluye allí, sino que muchos problemas de salud física están siendo corregidos sobre la marcha. Te invitamos a practicar la sencilla postura Salabhasana y otras en bloque, para que experimentes cambios positivos en tu vida.