La práctica del Yoga se ha llevado a cabo durante muchas épocas porque ha demostrado con resultados reales, ser un componente transformador de muchos aspectos de la vida. Cuando nos concentramos en nuestra práctica diaria de yoga, son muchos los factores que se alteran de manera positiva en nosotros.

Ustrasana o la Postura del Camello tiene excelentes beneficios para tus glúteos, abdominales y espalda. En este artículo, te enseñaremos cómo llevarla a cabo, sin correr riesgos. Puesto que es un backbend, es decir, una postura donde ayudamos a flexibilizar la espalda, (diseñada para no encorvarte), deberás tener en cuenta ciertas precauciones. 

Pasos para realizar Ustrasana o la Postura del camello correctamente 

  1. Separadas al ancho de tus caderas, apoya las rodillas sobre el mat. Estira tu espalda y cuida que tus tobillos conserven la distancia natural siguiendo a tus rodillas. 
  2. Pon el empeine hacia el suelo (o quizás siente mejor apoyar las almohadillas de los pies) y apoya tus pies hacia abajo, con las espinillas. 
  3. En la parte baja de la espalda, pon tus manos y asegúrate de que tus dedos apunten hacia abajo. 
  4. Lleva tu cadera hacia el frente, empujando con las manos. 
  5. Al tiempo que realizas una respiración profunda, lleva tus hombros, levantándolos, hacia atrás. 
  6. Inclínate de a poco hacia atrás, acercando tu mentón al pecho, pero mantén tus muslos en vertical, activando todo lo que puedas las nalgas y los cuadriceps, movilizando únicamente la parte superior del cuerpo. 
  7. Ahora, mira hacia arriba y dirige tus manos hacia los talones. Una mano primero, luego la segunda. 
  8. Empuja tus caderas hacia el frente, procurando que permanezca siempre sobre tus rodillas. 
  9. Sostén la posición entre 10 y 15 segundos. 
  10. Para volver a la posición de inicio, usa la fuerza de tu abdomen y la activación de los glúteos y piernas, retirando las manos de tus talones. Luego repite un par de veces más. 

Recomendaciones y ayudas.

Lo primero que deberás tener en cuenta es no ejecutar este asana si no tienes una buena extensión de espalda y llevas practicando un tiempo considerable.

Si comienzas con ella, usa la pared como referente para que tanto tus muslos como tus caderas estén siempre en contacto con la pared (así no tirarás de zona lumbar).

Puedes usar tacos a ambos lados de los pies para que la altura sea mayor y poder bajar de manera progresiva (primero las manos a la zona lumbar; otro día quizás a los tacos; después de mucho practicar quizás a los pies…)

Tres opciones de Ustrasana según Xuan Lang.

Aprendiendo Ustrasana en modo Iyengar.

Algunos de los beneficios de practicar Ustrasana

El yoga siempre traerá maravillosos resultados a tu organismo y tu cuerpo en general. Algunos de los que conseguirás al practicar esta postura son: 

  1. Apertura del pecho
  2. Fortalecimiento de abdominales
  3. Estiramiento de cuello
  4. Estiramiento de cuádriceps
  5. Es un poderoso relajante muscular. Cuando has pasado horas sentado/a en un solo sitio o en la misma postura (Por ejemplo al estar frente al ordenador) resulta muy gratificante el momento de llegar a esta postura. 
  6. Los hombros se fortalecen y se elevan, de manera que puedas de forma natural y orgánica, corregir de a poco tu postura. 
  7. Siguiendo lo que dice la tradición del Yoga, esta postura es ideal para la apertura del chakra anahata, el del corazón. Y esto es especialmente importante, porque es precisamente el llamado Punto de Equilibrio. 
  8. Resulta también positivo para el chakra ubicado en la garganta: Vishuddha. 

Recuerda que someter al cuerpo a posturas a las que no está habituado cuando no hacemos yoga, representa un cambio de vida progresivo. Al cambiar los códigos de nuestro cuerpo y hacer circular la sangre de modo particular, exigiendo a áreas que generalmente son pasivas, entrar en acción, nuestro cerebro entra en una fase meditativa, enviando energía a la región en cuestión y vitalizando el cuerpo de manera integral.