Los cinco elementos.

Los Cinco Elementos a los que podemos referirnos en Yoga son las energías primordiales de la existencia. Son básicos a todos los eventos, procesos, situaciones y fenómenos que se nos presentan en nuestro día a día. Son: emergencia, extensión, transformación, moción y estabilidad. De forma simbólica son definidos como los cinco elementos del mundo natural: espacio (emergencia), aire (extensión), fuego (transformación), agua (moción) y (estabilidad) tierra.

Estos cinco elementos forman un cúmulo único de energías en las cuales los estados de cambio son transitorios. Cada fenómeno conforma una composición única de los cinco elementos, dentro de la cual cada elemento de dicha composición se encuentra en un estado predominante y dinámico. Están continuamente cambiando la relación entre ellos. Y será la naturaleza de estos pequeños cambios internos la que determinará las transformaciones a las que está sujeto cada fenómeno.

  • Espacio hace referencia al ilimitado e indefinido contexto de la existencia: consciencia.
  • Aire se manifiesta en el nivel gaseoso de la existencia, es el lugar donde energías distintas entran en juego.
  • Fuego se refiere al nivel plasmático, lugar en el cual las energías se encuentran, se mezclan y se transforman.
  • Agua es el nivel líquido de la existencia, las energías se hacen más concentradas, más estables, más definidas.
  • Tierra menciona el nivel más sólido donde los objetos se forman en virtud a su duración, estable en tiempo y espacio.

Y son estas cinco tendencias energéticas las que van a condicionar las cinco técnicas de yoga primordiales. Yoga Dinámico se basa en la integración de las cinco técnicas clásicas del método yoga: asana (quietud); vinyasa (fluir); bandha (integración); pranayama (respirar); drushti (conciencia). Cada una de éstas prácticas es una manifestación dinámica y directa de uno de los cinco elementos.

Elemento Agua y el Yoga Vinyasa.

¿Qué relación tiene el cuerpo con el agua? Al ser el movimiento la expresión básica del agua por su estado y fluidez, la técnica del Yoga Vinyasa es un obvio ejemplo, el cuerpo entra y sale de los asanas, llega y va, como el agua.

Las partes de cuerpo que más se vinculan con este elemento son las articulaciones, los huesos, la pelvis y los dedos de los pies. Se basa en la repetición y manifiesta sincronización entre movimiento y respiración (para saber más sobre Yoga Vinyasa, lee esta entrada).

Cuando vinculamos las posturas al elemento agua establecemos seguridad al mismo tiempo que suavidad en las articulaciones y en el fortalecimiento de los músculos.

Asanas que nos conectan con el elemento agua.

Adho Mukha Ondulante.

Esta secuencia de poses es una excelente manera de fortalecer tu cuerpo, moverte al ritmo de tu respiración e incrementar tu conexión con el elemento agua.
⦁ Desde la postura del perro boca abajo, rodeamos la parte superior de tu espalda como si hiciésemos la postura del gato en la espalda
⦁ Al exhalar, doblamos las rodillas sin llegar al suelo, elevando las caderas hacia arriba y atrás dibujando en la espalda la postura de la Vaca, quedándonos de nuevo en perro boca abajo.

Mariposa (Baddha konasana)

Baddha Konasana es una ideal manera de abrir la parte interna de los muslos, las ingles y liberar la tensión en la zona baja de la espalda. Si encontramos desequilibrios en el elemento de agua podremos sentirlo en la zona de las caderas, haciendo que se sientan poco flexibles o apretadas. Esta postura nos facilitará poco a poco una apertura acorde a nuestra condición física. Para más información sobre esta postura lea Baddha konasana.

Pose de Paloma (Eka Pada Rajakapotasana)

Esta es un asana intensa que facilita la apertura en las caderas y que sienta genial para liberar la tensión. Además, también libera cualquier emoción concentrada, no asimilada, que se haya estado guardando.
⦁ Desde Adho Mukha Svanasana, flexionamos una rodilla y la llevamos entre las manos. Colocamos el pie en linea con la rodilla y si la rotación de cadera no da para eso, colocamos alturas en la nalga de la pierna flexionada
⦁ Extendemos la otra pierna recta detrás nuestra.
⦁ Alineamos las caderas hacia el suelo sin volver todo el peso sobre la cadera de la pierna en flexión.
⦁ Ponemos las manos frente a nosotros, apoyando el peso sobre los antebrazos.

Postura del Puente (Setu Bandhasana)

Setu Bandhasana nos ayuda a fortalecer los músculos de las piernas, caderas y espalda baja. Acompañando este asana con una respiración fluida transformaremos este puente en un puente móvil conectándonos al elemento de agua. Este asana es muy practicada tanto en Hatha Yoga como en Yoga Vinyasa.

⦁ Comenzamos tumbados boca arriba con los brazos estirados a los lados, las rodillas flexionadas y los pies sobre el suelo debajo de las rodillas y separados al ancho de las caderas.

⦁ Al inhalar, elevamos las caderas.

⦁ En una exhalación, regresamos al suelo.