Madrid es una ciudad como tantas otras capitales en las que los ritmos de vida y las demandas se vuelven en ocasiones contra nuestra naturaleza. Tomar consciencia de cuál es el estilo de vida que llevamos se hace imprescindible como punto de partida. Aunque a veces puede ser complicado cambiar de vida hay pequeños gestos y pequeños en rincones en medio de Madrid centro a los que podemos acudir para ralentizarse el ritmo

Pequeñas paradas con plena conciencia.

Se recomienda hacer pequeñas paradas a lo largo de nuestro día. Paradas conscientes para volver al momento presente. Cada dos horas, es conveniente realizar un alto en mitad de nuestras tareas para practicar algunos estiramientos  básicos de Yoga y vaciar la mente.

Sientan bien los paréntesis temporales o momentos únicos en los que no dejamos que nada interfiera en nuestro ritmo interno. Incluso durante la jornada laboral, es saludable buscar momentos en los que no permitimos ninguna interferencia como correos, whatsapps o redes sociales.

Muévete de otra manera por la ciudad.

El estrés es contagioso, y una manera de esquivarlo es evitando también las horas punta. Si se hace posible adelantar o retrasar las horas de salida o entrada esto puede llevarnos a eludir las aglomeraciones y las sensaciones de estrés ajeno.

Si es una opción para ti, ¡bájate del coche! Además de contribuir al medio ambiente, irás más descansado al trabajo y quitarás una carga más de estrés por la conducción en una ciudad como Madrid.

Camina o ve en bicicleta. Es una opción saludable, para el aire y para nuestra mente. Te prometo que descubrirás un ritmo y una perspectiva distinta de la vida urbana.

Rodéate de verde.

En los breaks de trabajo o a la hora de comer busca lugares donde haya vegetación. En Madrid no es que tengamos muchos, pero siempre existe algún rincón donde encontrar algún parque con más de tres árboles. El simple hecho de ver algo de vegetación ya nos aporta vida.

Practica Yoga.

La práctica de Yoga, en cualquiera de sus estilos es un recurso excelente para combatir el estrés. Sus beneficios se manifiestan desde el primer día. Además, la práctica de Yoga contribuye a mejorar la salud tanto a nivel físico como mental.

Justo en plena Gran Vía se sitúa Sala Yoga Madrid, un oasis de calma donde podrás desconectar de todo para volver a conectar con lo más esencial de ti. En nuestro estudio de Yoga tenemos horarios que se adaptan a los horarios de oficina. Nuestras clases de Hatha Yoga comienzan a las 7.30 de la mañana los martes y jueves. De lunes a jueves, a partir de las 14.15 nos movemos a ritmo de Vinyasa Yoga, acompasando los movimientos a las inhalaciones y las exhalaciones.

Nuestras clases de Hatha Yoga y Yoga Vinyasa en Gran Vía, Madrid.

Nuestros horarios de clases de Yoga en Madrid Centro.