A veces no conseguimos el momento idóneo para realizar algunos estiramientos. Se hace cuesta arriba cuadrar horarios para asistir a clases de Yoga.

Lo ideal sería poder disfrutar de clases de yoga en el lugar de trabajo, de alguna manera seguro que revierte en el bienestar de los trabajadores, y por consiguiente en su rendimiento.

En esta entrada del blog, os proponemos algunos asanas de yoga adaptados a la oficina que podréis realizar con la silla del despacho. Estas posturas tienen como objetivo estirar las grandes cadenas musculares que más se resienten cuando pasamos horas sentadas en la oficina frente al ordenador.

Pon en tus cascos música relajante (aquí te dejo una lista de Spotify) y prueba alguna de estas posturas cuando sientas que necesitas un buen estirón o un simple break.

RELAJA LOS OJOS.

Frota las manos entre sí. Después coloca las palmas de tus manos frente a los ojos sin llegar a presionarlos. Cierra también tus párpados y descansa la mirada (sufre mucho al sostenerla fijamente frente a la pantalla del ordenador).

TORSIÓN CON SILLA.

Sentados de lado en la silla, con los pies bien apoyados en el suelo y la espalda larga, vamos dejando el torso girar hacia el respaldo de la silla y agarramos para hacer palanca. Priorizamos el alargar la espina dorsal antes que girar mucho. Con este ejercicio dejamos que la tensión en la zona media de la espalda se suelte, al mismo tiempo que damos movilidad a la zona de los omóplatos y hombros. Es importante hacer ambos lados y trabajar simétricamente con el cuerpo.

 

VARIANTE DE ADHO MUKHA SVANASANA O PERRO BOCA ABAJO

Esta es una postura idónea para estirar los músculos de la espalda y alargar la espina dorsal. Este asana nos ayuda a crear espacio entre las vértebras, y ello ayuda a aliviar la presión entre los discos intervertebrales.

ARDHA HANUMANASANA

Con esta postura de yoga conseguimos estirar los isquiotibiales que se poco a poco se van acortando por pasar tantas horas sentados. Los isquiotibiales son un grupo de músculos que se encuentran en la parte posterior del muslo. Cuando pasamos horas sentados esta cadena muscular se va acortando y quita flexibilidad en la articulación de la cadera. Además, esto nos va a permitir recuperar longitud en la espalda, ya que la zona baja de ésta sentará una buena base con menor esfuerzo.

VIRABHADRASANA I

Nos permite estirar el psoas iliaco, el músculo del alma. Al pasar tanto tiempo sentados el psoas iliaco se acorta. Así que con este asana, ayudarás a estirar el posas y a recuperar flexibilidad en tus caderas, cosa que se agradecerá en la zona lumbar.

APERTURA DE HOMBROS

Esta postura va a favorecer el contrarrestar la tendencia que hoy día tenemos a llevar los hombros hacia adelante y a encorvarnos, cosa que se incrementa con los días de frío y las horas frente al ordenador. Por ello es recomendable realizar su contrapostura, abriendo el pecho y dejando que los hombros vayan hacia atrás.

USTRASANA O EL CAMELLO.

Al igual que en la anterior postura, con este asana se intenta contrarrestar las tensiones acumuladas en la zona dorsal y prevenir el encorvamiento por la postura del ordenador. Realízala en varias ocasiones y observa la recarga energética que supone, además de la sensación de alivio que nos reporta.

PASCHIMOTTANASANA O POSTURA DE LA PINZA

Con esta postura estiramos toda la cadena posterior del cuerpo, piernas y espalda. Además, como la mayoría de la flexiones de tronco, ayuda a calmar el sistema nervioso, ayudando a traer una actitud de introspección, llevando la mirada hacia adentro.

 

 

Nuestras clases de Hatha Yoga y Yoga Vinyasa en Gran Vía, Madrid.

Nuestros horarios de clases de Yoga en Madrid Centro.