El yoga aéreo es una práctica que está en constante auge debido a sus numerosos beneficios. Es probable que no hayas escuchado hablar del yoga aéreo o Aeroyoga. Por ello, en el artículo de esta semana lo vamos a dedicar a mostraros un poco más sobre esta reciente modalidad de yoga.

El yoga aéreo se sirve de la suspensión y la ingravidez para desarrollar movimientos y asanas en las que la creatividad, el desbloqueo y la flexibilidad se dan la mano en sesiones variadas y entretenidas.

ORIGEN

Ya por los años 70, el maestro BKS Iyengar incorpora algunas asanas colgando a sus alumnos de cuerdas que colocaba en la pared. Las cuerdas ayudaban a ejecutar algunas de las posturas de yoga correctamente y dejando que el peso del cuerpo hiciese la función de soltar.
Hay quien dice que fue el español Rafael Martínez, desarrolla esta nueva disciplina que mezcla el yoga y el fitness. Con casi 30 años de experiencia en la docencia y práctica de yoga por el mundo, Rafael Martínez se vale de un columpio para ejecutar asanas complejas. Partiendo de la idea de Iyengar, y mejorando la comodidad del practicante, se reemplazan las cuerdas por un sistema de telas y agarres. De esta forma se elimina la frustración de sostener posturas complejas a la vez que evitamos el riesgo de lesiones.
Aunque también se asocia al estadounidense Cristopher Harrison, que lleva años practicándolo y además atribuye a él el invento de la hamaca AntiGravity.

BENEFICIOS

  • No es necesario ser experto para practicar yoga aéreo. Nosotros, en Shala Yoga Madrid adaptamos las sesiones al ritmo de cada alumno.
  • Fortalece la zona abdominal. Este es uno de los grandes beneficios del aeroyoga. Trabaja la musculatura sin comprometer la columna.
  • Ayuda a contrarrestar los problemas circulatorios, ya que el hecho de tener las piernas en alto favorece el efecto de drenaje linfático. Así, la celulitis y otros problemas circulatorios disminuyen notablemente.
  • Es una práctica antiestrés. De la misma forma que en el yoga clásico, los niveles de estrés y ansiedad disminuyen, desarrollando una buena concentración y el equilibrio cuerpo-mente.
  • Suaviza los dolores de espalda. Favorece la movilidad en la espina dorsal y la higiene postural.
  • Tonifica y redefine la silueta.
  • Reactiva el aparato respiratorio.
  • Las clases de aeroyoga son divertidas. Las numerosas posturas invertidas ayudan a salir de la rutina.
  • Fortalece las articulaciones.

En Shala Yoga Madrid, nos queda muy poquito para comenzar nuestras clases de Aeroyoga, en plena Gran Vía. Podrás disfrutar de talleres de iniciación además de clases de yoga aéreo regulares. Síguenos en las redes y no te pierdas las novedades que iremos develando a lo largo de este comienzo de año.