Los pies, los grandes olvidados

En general, los pies son una parte de nuestro cuerpo a la que solemos restar importancia. Pasan numerosas horas encerrados en zapatos. Zapatos que en muchas ocasiones son poco ergonómicos y muy perjudiciales para nuestra salud. Además, son los encargados de recibir el peso de nuestro cuerpo durante la mayor parte del día.

Son las raíces en el árbol que conforma nuestro ser, los cimientos de la casa y de alguna forma un fiel reflejo de nuestra personalidad.

Los pies nos ayudan a conectar con la Tierra. Nos permiten enraizarnos y sentir la base bajo nosotros, el sostén.

Importancia de los pies en Yoga

En la práctica de yoga los pies nos facilitarán la base para numerosas posturas, como un elemento fundamental desde el cual partir de manera firme y sustentable.

Como decíamos en el apartado anterior, al sostener los pies la mayor parte de nuestro peso se hace indispensable que contemos con ese reparto de una manera equilibrada a la hora de construir nuestros asanas en nuestra práctica de yoga. Y es que si la base no se encuentra bien asentada, esto puede revertir en una descompensación también en los tobillos, las rodillas y las caderas, lo cual se va a reflejar claramente en nuestra columna vertebral.

Pada Bandha

Pada Bandha es un ejercicio de pies activo, que nos ayuda a desarrollar los asanas de manera cómoda y segura. Nos enseña a expandir al máximo la superficie de nuestros pies, intentando contrarrestar el encierre que sufren desde hace años con los zapatos que usamos. Nos permite así, repartir de una manera más equilibrada el peso de nuestro cuerpo.

Una idea que nos ayuda es imaginar tres puntos en los pies, como nos muestra la imagen.

Y a partir de esos tres puntos, tomar plena consciencia de ellos y sentir el apoyo principal en esos tres puntos.

El pie es la base de nuestro cuerpo sobre la cual nos sustentamos en un complejo equilibrio, que la gran mayoría hemos olvidado como surgió. Simplemente podríamos observar a un niño que recién comienza a caminar y podremos ver las dificultades que tiene para sostener la estabilidad. Y es de manera gradual que su musculatura en las piernas, las caderas y la columna va tomando tono. Desde ahí comienzan a darse cambios en las estructuras óseas y el sentido del equilibrio pasa a ser algo mecánico.

Una vez adaptado al estar en vertical, nuestros pies comienzan una doble función:

  • Sostener nuestro peso.
  • Permitir el desarrollo psicomotor del movimiento al andar.

Para que ambas funciones puedan desarrollarse con total solvencia , se necesita al mismo tiempo resistencia y flexibilidad.

Además, en los pies podemos encontrar puntos o zonas reflejo que corresponden a diferentes órganos del cuerpo, como estudia la reflexología, y todo lo que suceda en ellos puede afectar de una forma u otra en otras zonas del cuerpo.

Significado de Pada bandha
  • Pada: pié
  • bandha: Bloquear,fijar.

Hablamos de llaves energéticas cuando nos referimos a los bandhas. Se activan con la contracción de determinados músculos para aumentar la energía en el cuerpo y dirigirla por los distintos canales energéticos (nadis) y los diferentes vórtices energéticos (chakras)

Echando raíces.

Asentar los pies en la tierra, echando raíces nos aporta estabilidad, nos ofrece un buena base sobre la que sostenernos y desarrollamos a través de este encauzamiento un equilibrio no sólo físico, también mental.
De forma automática todo nuestro cuerpo se endereza y esto ayuda a que estemos más presentes, predispuestos y conectados con todo lo que sucede a nuestro alrededor.

Técnica:
  • Nos situamos al principio de la esterilla con los pies juntos. Los dedos gordos se tocan mientras que los talones se separan sutilmente. Si alguna molestia de rodillas o el embarazo te impide colocarte así, prueba a separar al ancho de tus caderas.
  • Nos colocamos de puntillas elevando los talones.
  • Los bajamos suavemente hacia el suelo presionando los talones hacia la esterilla. Podemos repetir esto unas tres o cuatro veces acompasando el movimiento con la respiración.
  • Una vez notes el encauzamiento en tus talones, lleva la atención a la parte delantera de tus pies.
  • Eleva los dedos hacia arriba.
  • Tomamos plena consciencia de los dos puntos delanteros que mostrábamos en la imagen superior presionando con firmeza el suelo.
  • Cerrando un instante los ojos siente tu peso repartido uniformemente.

 

Tipos de pies según la pisada

Según nuestra pisada se pueden distinguir tres tipos de pies.

Para conocer qué tipo de pisada tienes es interesante hacer el siguiente experimento. Llena un reciente con agua y coge una hoja de papel (si tiene color mejor). Moja tus pies en el agua y pisa la hoja de papel con toda la planta del pie mojada. Y ahora sólo tendrás que comparar tu huella con estas imágenes.

 

  • Si la huella que tu pie ha dejado se asemeja con el pie normal o pisada neutra eres un afortunado, ya que es el tipo de pisada correcta, en la que el peso es repartido de manera adecuada. Los cuidados de los pies neutro son los habituales de cualquier pie: buen calzado; plantillas de descanso o relax en los zapatos ordinarios; o incluso plantillas deportivas a la hora de hacer deporte, que ayudan a absorber el impacto en el suelo y protegen las articulaciones.
  • Si tu huella es similar a la del pie plano o pronador, tu caso es que el arco longitudinal es plano y se hunde al caminar, por este motivo la huella también lo es. Posiblemente tengas dolor o molestias, cansancio si andas mucho tiempo de pie o caminando, incluso espolones en el talón. Para mejorar las sensaciones de las molestias en este tipo de pies pueden usar plantillas específicas para pies planos, que incorporan un apoyo en la zona del arco y así poder repartir de manera correcta el peso en el pie.
  • Si la marca de tu huella es parecida a la del pie cavo o supinador, tu pie se va a caracterizar por tener el arco del pie muy elevado, y como se refleja en la huella la mayoría del peso recae en el canto externo del pie, hacia afuera. Quienes tienen pies cavos suelen tener el mismo tipo de molestias que los pies planos con el añadido de calambres y hormigueos en la planta del pie. Pero al igual que en los anteriores, existen plantillas para pies cavos y éstas te ayudarán en la distribución del peso.

 

La práctica del yoga se desarrolla con los pies descalzos, ni siquiera usamos calcetines para estar sobre la esterilla. Por lo tanto la ayuda de las plantillas para practicar no nos va a servir. Se hace indispensable tomar plena consciencia en la base del pie según nuestra tendencia de pisada o la forma de nuestro pie y desde ahí empezar a corregir la distribución del peso. Un trabajo que parece sencillo pero que es una tarea tan sumamente sutil y constante que se hace compleja mantenerla en el tiempo.