Tal vez hayas decidido comenzar a practicar Yoga, pero aun no sabes por dónde empezar. Existen numerosos estilos de yoga, y cada día surgen nuevas tendencias. Decidir con cuál de estos estilos iniciarse es lo complejo. Porque, al fin y al cabo, no hay un patrón que defina que tipo de yoga es para quien. Nosotras siempre recomendamos probar todos los estilos que estén al alcance de una, o al menos, aquellos que más llamen tu atención.

Si es de tus primeras veces o nunca antes habías practicado yoga, aquí te dejamos unas breves pautas para ayudarte de forma segura a comenzar a practicar vinyasa yoga.

Qué elementos necesito para mi práctica

En la práctica de yoga puedes utilizar tantos elementos y pijadas estimes convenientes. Pero ¿qué es lo verdaderamente esencial para empezar con tus clases?

  • Esterilla o antideslizante de yoga: donde vas a realizar la mayoría de las posturas. las hay de todos los precios, estilos, colores, materiales… Nuestra recomendación es que para empezar no te decantes por una extremadamente cara, que vayas a la tienda y pruebes a colocar las manos sobre ella para comprobar la adherencia. Si te dejan hacer sobre ella un perro boca abajo sería lo suyo.
  • Ropa cómoda: con la que puedas realizar movimientos amplios y que pueda mostrar el alineamiento de las articulaciones para que puedan corregirte.
  • Un lugar donde poder realizar la práctica sin interrupciones y en relativa calma, adecuando el ambiente a la práctica. La luz cálida y el olor a incienso tal vez te ayuden a entrar en ese estado más fácilmente.

Vinyasa

Antes de nada, sería conveniente introducirnos en qué consiste la práctica de Yoga Vinyasa. Partiendo de los asanas de Hatha Yoga, el yoga Vinyasa aparece entrelazando unas posturas con otras, acompañadas por el ritmo respiratorio, de manera fluida y dinámica. Sin embargo, el Hatha las sostiene más tiempo profundizando en los tejidos corporales de diferente forma.

Vinyasa Krama hace alusión a la manera de diseñar las secuencias de yoga, atendiendo a una intencionalidad y a un objetivo concreto que se desea trabajar.

Posturas para iniciarse en vinyasa yoga

En la práctica de yoga podemos encontrar numerosas posturas o asanas. Cada una de ellas trabaja un aspecto concreto y tiene un efecto sobre nosotros. Por ello, es importante diseñar una secuencia con sentido antes de empezar sin más a practicar.

Lo idóneo sería poder asistir a clases de iniciación a Yoga o incluso a algún taller de iniciación a Yoga donde nos ayuden, corrigiéndonos o adaptando las posturas según nuestras características físicas. Pero lo cierto es que no siempre disponemos del tiempo ni tenemos cerca un centro al que acudir.

A continuación te dejamos algunas posturas que, siguiendo los pasos para realizarla, podrás introducir en tus primeras clases:

  • Secuencia dinámica de marjaryasanabitilasana (gato-vaca): para movilizar la columna y recuperar vitalidad.
  • Balasana o postura del niño (o embrión): para suavizar la espalda e invitar a la cama a nuestra mente.
  • Tadasana o postura de la montaña: para enraizarnos y tomar consciencia corporal.
  • Badda konasana o postura de la mariposa: para soltar caderas y liberar emociones.

Cuándo no practicar yoga.

La mayoría de las posturas de yoga tienen contraindicaciones. Si, por casualidad, tuvieras alguna lesión o dolencia, operación reciente o en el primer trimestre de embarazo, pregunta a tu médico antes de comenzar e intenta que las primeras clases de yoga sean de la mano de un profesional informándole de tu condición.

Secuencia lógica

En las clases de iniciación al yoga, debemos comenzar por lo más básico, permitiéndonos tomar contacto con esta práctica de una manera fácil y segura. Hay que dejar que, poco a poco, cuerpo y mente vayan progresando con cada uno de los ejercicios que vayamos realizando, en secuencias lógicas y bien diseñadas.