¿Buscas clases de yoga pero aún no te decides si probar el yoga en línea en casa o ir a un estudio y practicar yoga presencialmente?

Es muy normal hacerse esta pregunta y más en los tiempos de la COVID-19, que realizar cualquier actividad en grupo y fuera de casa supone un riesgo que no todo el mundo está dispuesto a correr. 

Además de toda la problemática que acompaña la situación actual, esta es una pregunta común cuando un yogui nuevo decide probar una clase de yoga para principiantes por primera vez.

Es por ello que en su día publicamos este otro artículo. decidí escribir este artículo porque sé que es una pregunta común cuando un yogui nuevo decide probar una clase de yoga para principiantes por primera vez. 

Encontrar el equilibrio adecuado entre la práctica personal y la práctica en un estudio es importante tanto para los practicantes que quieren iniciarse en yoga como para los experimentados. 

YOGA EN CASA

1. ¡Todo está cerca tuya! Tal cual. 

Lo que sea que necesites ese día, tal vez sea la pose del niño (balasana) durante 15 minutos o una hora continua de Yoga Vinyasa, puedes tomarte el tiempo que necesites en tu mat de yoga en la comodidad de tu propia casa y simplemente estar. 

La maravilloso de cualquier tipo de yoga es poder entrar en tu cuerpo, pero pasar tiempo en una habitación tranquila lejos de las distracciones (sí, incluso de tus animales inquietos) te permite concentrarte en ti, tu respiración, tu cuerpo y tus necesidades.

2. ¡No hay tiempo establecido! 

Nadie tiene tiempo para hacer todas las cosas que están en su agenda semanal. Y es más que comprensible. Llegar a un tiempo establecido en un estudio puede ser difícil. 

Quizás reservar 5 o 10 minutos de tu día para respirar, estirarte o hacer algunos saludos al sol puede equilibrar tu apretada agenda. Antes de acostarse, con su taza de café o siempre que pueda, hacer un poco de práctica personal es mejor que nada. ¡Lo que importa es tomarse un tiempo para uno mismo!

YOGA EN UN ESTUDIO

1. ¡Comunidad! 

No hay nada mejor que dejar caer tu tapete junto a una cara familiar en tu estudio. 

Poder llegar a un espacio, con personas de ideas afines con las que respirar y conectarse es verdaderamente una experiencia única. Hay una sensación de motivación y apoyo energético mientras todos se sumergen en un asana, todos respirando al unísono mientras comparten un desafío, una intención y su energía entre sí. 

Te animo a que te presentes a tu vecino de alfombra antes o después de clase y descubrirás que incluso después de unas pocas veces de venir al estudio, el espacio se convierte en tu segundo hogar.
2. Dejar ir el control

¡Esto es importante para todos los yoguis ansiosos! Como alguien con la necesidad de tener el control de cada movimiento que suceda a continuación, ser capaz de dejarse llevar y ser guiado en el momento de la clase es muy poderoso. 

Dejar que tu mente se desacelere debido al constante pensamiento, cuestionamiento y adivinación de hacia dónde debes ir a continuación es importante cuando practicas la atención plena. 

A menudo, los profesores de yoga también tendrán temas o lecciones específicos en los que quizás no hayas pensado o mencionado por tu cuenta. Su guía y experiencia personal pueden ayudarte a profundizar en su propia práctica.

3. Ayuda de alineación 

Este punto es bastante importante, sobre todo para aquellos que se están iniciando en la práctica del yoga.

Muchas veces, cuando estamos en una pose, incluso si se siente perfectamente bien, es posible que algo no esté en la alineación correcta. 
Los instructores de yoga han pasado por una formación de profesores intensiva y específica para poder darte las señales de alineación adecuadas para mantenerte a salvo.

MEDIDAS EN SHALA YOGA MADRID FRENTE A LA COVID-19

Nuestra Shala se encuentra en pleno centro de Madrid. Situada en la Gran Vía, es un espacio lleno de luz y buena energía. 

1. VENTILACIÓN DEL ESPACIO
El espacio dispone de 5 ventanales enfrentado, que cuando se abren generan una ventilación constante. Recomendamos venir a clase con sudadera (incluso alguna manta) para savasana, ya que las del estudio no las estamos usando por la pandemia.

2. MEDICIÓN DE TEMPERATURA
Antes de comenzar cada clase, las profesoras miden la temperatura a cada uno de los alumnos.

3. AFORO LIMITADO
Nuestras clases están muy por debajo del 50% de su aforo, disponiendo de 7 plazas en cada sesión. Por ello recomendamos realizar las reservas con bastante antelación, para que te asegures tu plaza.

4. USO DE MASCARILLA
La mascarilla será de uso obligatorio en todo momento, salvo cuando lleguemos a nuestra esterilla para practicar, que es donde podremos retirarla. Una vez la sesión acabe, debemos volver a utilizarla.

5. DESINFECCIÓN DEL MATERIAL
Cada alumno se hará cargo de la desinfección del material usado al finalizar la clase.

6. USO DE GEL HIDROALCOHOLICO.
Al llegar y antes de irnos, el uso de gel hidroalcohólico en la Shala será obligatorio.

7. AJUSTES VERBALES
Los ajustes de las guías serán siempre verbales, en caso de ajustar manualmente, usarán gel antes y después de dicho ajuste.