La salud y el estado físico son solo los beneficios secundarios del Hatha Yoga. El Hatha Yoga clásico es un sistema poderoso para preparar el sistema para una "descarga cósmica" y explorar todo nuestro potencial.

HATHA YOGA

Cuando experimentas todo como unidad en tu conciencia, entonces estás en yoga. 

Para lograr esa unidad dentro de ti, hay muchas formas. Trabajas con el cuerpo, luego pasas a la respiración, luego a la mente, luego al yo interior. 

Así, se han creado muchos pasos, pero son solo diferentes facetas del yoga. Es importante que todos ellos se aborden de manera muy equilibrada, todos a la vez, como una sola unidad. Realmente no hay división como tal; el yoga emplea todos los aspectos de quién eres.

El cuerpo es una parte muy importante de lo que eres en este momento. La ciencia de usar el cuerpo para acelerar su proceso evolutivo es hatha yoga. 

El cuerpo mismo tiene sus propias actitudes, su propio ego, su propia naturaleza. 

Digamos que te propones: "A partir de mañana, me levantaré a las cinco de la mañana y saldré a caminar". Tú pones la alarma. Suena la alarma. Quieres levantarte, pero tu cuerpo te dice: "Cállate y duerme". Tiene su propio camino, ¿no? El hatha yoga es una forma de trabajar con el cuerpo, una forma de disciplinar, purificar y preparar el cuerpo para niveles más altos de energía y posibilidades.

LA CIENCIA DEL HATHA YOGA

El hatha yoga no es ejercicio. 

Comprender la mecánica del cuerpo, crear una cierta atmósfera y luego usar posturas corporales para impulsar su energía en direcciones específicas es de lo que se tratan el hatha yoga o las asanas de yoga. 

"Asana" significa "postura". Hay otras dimensiones en esto, pero para decirlo de la manera más simple, con solo observar la forma en que alguien está sentado, casi puedes saber lo que está sucediendo con esa persona, si lo conoces lo suficiente. 

Si te has observado a ti misma, cuando estás enfadada, te sientas en una dirección; si estás feliz, te sientas de otra manera; si estás triste, te sientas de otra manera. 

Por cada nivel diferente de conciencia o situación mental y emocional que atravesamos, nuestro cuerpo tiende naturalmente a asumir ciertas posturas. Lo contrario de esto es la ciencia de las asanas. Si pones conscientemente tu cuerpo en diferentes posturas, puedes elevar tu conciencia.

Es importante dedicar una cierta cantidad de esfuerzo y tiempo para que el cuerpo no se convierta en una barrera.

El cuerpo puede convertirse en un medio para nuestro crecimiento espiritual o puede convertirse en una barrera importante. 

Supongamos que nos duele alguna parte del cuerpo, como la mano, la pierna o la espalda, por ejemplo. Cuando sufrimos mucho, es difícil aspirar a algo más alto porque eso se convierte en lo más importante. En estos momentos, si tenemos dolor de espalda, lo más importante del universo es el dolor de espalda. Es posible que otras personas no entiendan eso, pero para la persona que lo está pasando, eso es lo más importante. 
Hay miles de personas que han salido de problemas de columna haciendo simples asanas. Los médicos les habían dicho que definitivamente tendrían que pasar por una cirugía, pero nunca tuvieron que hacerlo. 

No es sólo la columna la que se vuelve flexible; también nos volvemos flexibles nosotros. Una vez que seamos flexibles, estaremos dispuestos a escuchar, no solo la charla de alguien; estaremos dispuestos a escuchar la vida. Aprender a escuchar es la esencia de una vida sensata.

Es importante dedicar una cierta cantidad de esfuerzo y tiempo para que el cuerpo no se convierta en una barrera. Un cuerpo dolorido puede convertirse en un gran obstáculo, al igual que un cuerpo compulsivo. Las compulsiones simples, ya se trate de que el cuerpo quiera aliviarse o de la lujuria, pueden gobernarlo con tanta fuerza que no le permitirán mirar más allá; el cuerpo físico se convierte en una entidad principal. El cuerpo es solo una parte de nosotros; no debería convertirse en la totalidad. Las asanas nivelan el cuerpo hasta su lugar natural.

EL HATHA YOGA PREPARA AL CUERPO

Otro aspecto del Hatha Yoga, cuando uno quiere moverse hacia dimensiones más profundas de la meditación, es que permite una mayor posibilidad de energía. Si desea que sus energías aumenten, es muy importante que la tubería del cuerpo sea propicia. Si está bloqueado, no funcionará o, de lo contrario, algo explotará. Es muy importante preparar el cuerpo lo suficiente antes de entrar en formas más intensas de meditación. El hatha yoga asegura que el cuerpo lo tome con suavidad y alegría.

HATHA YOGA no significa torcer el cuerpo, pararse de cabeza o contener la respiración.

Para muchas personas, el crecimiento espiritual ocurre de manera muy dolorosa porque no se da la preparación necesaria. La mayoría de los seres humanos, lamentablemente, se han dejado vivir en una condición en la que las situaciones externas los moldean y dirigen. Ya sea que se trate de la sabiduría del mundo o de las posibilidades espirituales, solo entienden el punto cuando son golpeados por la vida. Incluso entonces, solo algunos se vuelven sabios; otros resultan heridos. Es esta posibilidad de transformar una herida potencial en una fuente de sabiduría la que conduce a un estado de libertad. Si uno ha puesto la preparación necesaria, puede ser una experiencia de crecimiento muy agradable y maravillosa. Pero para la mayoría de las personas en el mundo, el crecimiento es doloroso; muy pocas personas crecen felices. Se está convirtiendo en una norma en el mundo que el crecimiento debe ser doloroso. Se puede hacer felizmente, pero debido a que tanto el cuerpo como la mente no han sido preparados, todo cambio ocurre dolorosamente. Entonces, las asanas te preparan para el crecimiento y la transformación al equiparte con una base sólida.

Hoy en día, el hatha yoga que la gente está aprendiendo no está en su forma clásica, ni en toda su profundidad y dimensión. En gran parte, el "estudio de yoga" que estás viendo hoy es, lamentablemente, solo el aspecto físico. Solo enseñar el aspecto físico del yoga es como tener un bebé muerto. Eso no solo no es bueno, es una tragedia. Si desea un proceso en vivo, debe enseñarse de cierta manera.

Hatha yoga no significa torcer el cuerpo, ponerse de cabeza o contener la respiración. Desafortunadamente, el hatha yoga en el mundo de hoy trae paz para algunos, es saludable para otros y es un circo doloroso para muchos.

NUESTRAS CLASES DE HATHA YOGA

En nuestras clases presenciales de Hatha Yoga, en pleno centro de Madrid, podrás encontrar una práctica adaptada a ti. Enseñamos a nuestros alumnos a adaptar la práctica según las necesidades del día, según cómo te encuentres.

INICIO

La mayoría de las clases comienzan con un pequeño centramiento, donde rebajamos la actividad tanto física como mental que traemos de afuera.

Normalmente, introducimos la sesión con pranayamas que van cambiando según la hora del día, la estación del año o la energía percibida del grupo. Algunos pranayamas nos equilibran, otros nos activan el fuego interno y otros incluso nos refrescan en verano.

SESIÓN

Es muy probable que calientes el cuerpo con los Saludos al Sol, Surya Namaskar. Hay numerosas formas de ejecutar esta secuencia de asanas, según la escuela, según el estilo de yoga e incluso según el profesor que imparte la sesión.

Asanas o posturas encadenadas o separadas por pequeños momentos de descanso (segundos) serán en siguiente paso a trabajar. Podrás realizar adaptaciones según tu cuerpo, el momento del día o tu energía.

FINAL, SAVASANA

La sesión suele acabar con un relax final, Savasana, en el que integramos todo lo que ha sucedido en la práctica. Intentamos abandonar el cuerpo para ir hacia un plano más profundo de consciencia plena.

MEDITACIÓN

En ocasiones, tras el Savasana, dejamos algunos minutos para conectar con el estado meditativo.