En la temporada de otoño, el Vata dosha se vuelve más predominante, lo que puede desequilibrar nuestro cuerpo físico, mental y energético. Hoy nos gustaría compartir con vosotros algunos rituales diarios de temporada y consejos de vinyasa para mantenernos estables y con los pies en la tierra de cara al otoño.

Ritual diario de otoño (Dinacharya)

A continuación os dejamos una serie de propuestas. Puedes seguir todas ellas, pero si la lista se hace abrumadora, elige solo aquellas que resuenen contigo y comprométete con ellas, al menos, durante 21 días.
  • Trata de seguir una rutina diaria en otoño. Programa más tiempo de inactividad de lo habitual para evitar los equilibrios de Vata.
  • Pon el despertador entre las 5 y las 6 de la mañana y comienza la mañana con algunos Saludos al Sol.
  • Lávate la cara, cepíllate los dientes, raspa tu lengua y practica jala neta con el enjuage de fosas nasales.
  • Bebe agua tibia con limón y un poco de sal para estimular la depuración intestinal.
  • Medita en imágenes base, como una piedra o una montaña.
  • Realiza prácticas lentas, cálidas, rítmicas o de asanas para marcar un ritmo también pausado en el día.
  • Movernos lenta y conscientemente también en nuestra práctica de asanas nos ayudará también a estabilizar la mente y favorecerá la concentración durante el día.
  • Realiza abhyanga con aceite de sésamo tibio. Deja el aceite en tu piel durante 10 – 30 minutos para nutrir la piel y evitar la sequedad. Elimina con una ducha tibia.
  • Las sopas caseras son unos grandes pilares dietéticos para esta temporada, por ser calientes y líquidas (lo opuesto a Vata que es frío y seco).
  • Incluye en tus sopas o guisos grandes cantidades de tubérculos y cereales abundantes para mantener la esencia de la tierra en el estómago.
  • Siéntate a comer a horas regulares durante el día; mientras más rutinarias sean las horas de comida mejor.
  • Practica la alimentación como meditación: masticar la comida hasta que esté completamente triturada o dejar el cubierto entre bocado y bocado son algunas recomendaciones para llevar a cabo una correcta digestión.
  • Aumenta el disfrute de los alimentos dulces (como arroz, la leche y los dátiles), ácidos (como el yogur y los alimentos fermentados) y salados (como las algas marinas), ayudarán a calmar y nutrir Vata.
  • Evita iniciar numerosos proyectos que lleven tu energía en muchas direcciones.
  • Trata de acostarte temprano, antes de las 10. Y procura dormir ocho horas.

Consejos generales de asanas para el otoño.

Incorpora más de lo siguiente en tu práctica:
  • Una rutina en la que la hora del día y la duración de la práctica sean constantes. Puede ser útil anotar los horarios de yoga en un calendario semanal.
  • Introduce posturas de yoga que te permitan incorporar bandas para guiar el prana de manera profunda en tu cuerpo.
  • Saludos al Sol constantes, lentos y conscientes para aumentar la circulación de la sangre a través de los músculos y órganos, así como posturas de pie, torsiones, variantes de Setubandhasana…
  • Practica posturas sentada que permitan que la respiración se mueva libremente hacia la parte inferior del abdomen y el suelo pélvico, las zonas gobernadas por Vata.
  • Realiza Savasana largos para estabilizar Vata. Cúbrete con una manta para mantener el cuerpo caliente. Use un antifaz aromático en los ojos para calmar el rostro.

Vinyasa estacional

El vinyasa estacional describe un estilo creativo de secuenciar asanas y rituales diarios según la estación del año en la que nos encontremos.

La principal inspiración para el Vinyasa estacional proviene de tradiciones de Hatha Yoga y Ayurveda, dos ciencias complementarias que promueven la salud del cuerpo, la mente y el espíritu.

Mientras inspiración el autoconocimiento para ajustar sus elecciones del día a día y alinearse con lo que ocurre más allá de la naturaleza, el Vinyasa estacional enfatiza las enseñanzas de los yoguis: que no hay separación entre los humanos y la naturaleza.