Prasarita padottanasana, también conocida como la postura del Gran Ángulo.

Es una postura que solemos incluir en nuestras secuencias de Yoga Vinyasa y en las de Hatha Yoga por ser una de las inversiones más segura que podemos realizar (recuerda que consideramos inversión cuando la cabeza se sitúa por debajo del corazón).

Aunque también es cierto que realizarla sin conocimiento o no adaptarla según qué dolencias o sintomatología podría ser contraproducente.

SIGNIFICADO

  • Prasarita: ángulo extendido
  • Pada: pie
  • Uttan: extendido
  • Asana: postura

La traducción del sánscrito sería la postura del ángulo ancho extendido.

CÓMO REALIZAR PRASARITA PADOTTANASANA

Antes de realizar este asana de yoga se recomienda haber realizado algunas otras posturas anteriormente o Saludos al Sol, esto evitará posibles lesiones.

A continuación os explicaremos paso a paso como realizar esta postura tan beneficiosa para el cuerpo y la mente.

PASO 1

De pie, girándote hacia un lateral de tu esterilla, permite que tus piernas se abran entre sí de manera generosa, sin que llegues a sentirte incómodo.

PASO 2

Coloca tus pies paralelos entre sí, repartiendo el peso de tu cuerpo de manera uniforme y dejando que todos y cada uno de los dedos apoye (no te olvides del pequeño). Si sintieras molestia en tus rodillas, o simplemente observaras que hay una hipertensión en ellas, realiza una pequeña flexión en ambas por igual, esto las protegerá.

PASO 3

Con las manos en las crestas iliacas (cintura) alarga bien tu espalda, como si estuvieran tirando de un hilo que sale de tu coronilla. Sin perder el espacio entre el ombligo y el esternón, flexiona desde las caderas hacia adelante tu tronco. Coloca las manos en el suelo o en tacos si no llegases (incluso en una silla).

PASO 4

Haz una pequeña parada ahí donde estás. Toma plena consciencia de tu cuerpo y comienza a realizar pequeños ajustes. Ayúdate de la inhalación para alargar el tronco y llevar los isquiones hacia el cielo; y de la exhalación para, quizás, dejar caer más el tronco hacia el hueco que dejan tus piernas.

BENEFICIOS DE PRASARITA PADOTTANASANA

Como beneficios, entre los más importantes nos gustaría destacar los siguientes:

  • Fortalece y estira la musculatura interior y posterior de las piernas.
  • Tonifica los órganos abdominales con un ligero masajeo. Si además, en esta postura realizamos respiraciones conscientes y profundas, este beneficio se incrementará.
  • Suaviza las molestias leves de espalda, por su estiramiento y descongestión de las vértebras al dejar caer la columna en sentido contrario al que lo hacemos con la postura erguida en nuestro día a día.
  • Disminuye los síntomas derivados del estrés y la ansiedad.

CONTRAINDICACIONES DE PRASARITA PADOTTANASANA

Se recomienda no realizar esta postura si:

  • Se padece hipertensión. Consulta con tu médico que tipo de posturas corporales debes evitar.
  • Si hay molestias en la zona lumbar. Es preferible quedarnos con la espalda horizontal al suelo apoyados en una silla o tacos y buscar el elongamiento de espalda hacia adelante.

VARIANTES DE PRASARITA PADOTTANASANA

Dentro de esta postura, como en la mayoría de asanas, podemos encontrar variantes:

TORSIÓN

En esta variante trataremos de mantener de cintura hacia abajo el cuerpo tal y como estaba en su versión original. Una de nuestras manos se colocará justo frente a nuestro rostro, en el suelo, mientras que el otro brazo tratará de seguir la línea hacia el cielo. Si hubiera molestia de hombros podemos llevar la mano a la cintura. Y si quisiéramos profundizar, podemos ir con la mano de arriba a intentar agarrar el muslo de la pierna contraria.

ENTRELAZADO DE MANOS EN LA ESPALDA

Basta con entrelazar las manos tras la espalda cuando estamos en la postura erguidos. Con una inhalación abrimos el pecho, y al exhalar nos dejamos caer hacia adelante, ayudándonos del peso de los brazos.

TERAPÉUTICA

Usamos ayudas para apoyarnos y profundizar en la postura, como en la foto.