YIN YOGA

En las últimas décadas el yoga viene evolucionando de múltiples maneras. No obstante, en esencia, consiste en cultivar la atención reduciendo las fluctuaciones mentales.

En yoga atendemos tanto a la parte física (cuerpo) como a la que no tiene forma (respiración, canales energéticos o estados mentales). Esta polaridad podría asemejarse al Yin y al Yang. Yin, lo sutil, Yang lo material. Por lo tanto, el Yin Yoga se manifiesta cuando mantenemos un estado de relajación y armonía en el cuerpo, para llegar a lo más profundo, a lo más sutil.

La mayoría de las prácticas de Yoga en Occidente son dinámicas y diseñadas para trabajar con los músculos, son prácticas Yang. Sin embargo, Yin Yoga es la otra mitad, la que trabaja con los tejidos más profundos como son los ligamentos, las articulaciones o las redes fasciales (de la fascia).

Tabla de términos Yin y Yang

En esta tabla podemos observar como encontramos lo Yin y lo Yang en todos y cada uno de los conceptos humanos. Aunque no podemos olvidar que siempre lo Yin contiene Yang y lo Yang contiene Yin, para poder SER.

Paul Grilley

Es famoso por popularizar el Yin Yoga. Sus investigaciones acerca de la práctica del Yoga y anatomía lo llevaron a interesarse por el Yoga Taoísta y los niveles energéticos de la práctica a través de los meridianos (canales energéticos). Todo ello de la mano de Hiroshi Motoyama.

Asanas del Yin Yoga

Los asanas de Yin Yoga vienen a ser unas 30 postura, no más. Se podrían resumir en las siguientes, más todas sus variantes y combinaciones.

  • Anahatasana
  • Estiramiento de tobillos
  • Bananasana
  • Mariposa
  • Media mariposa
  • Camello
  • Cola de gato
  • Oruga
  • Postura del Niño
  • Colgado
  • Ciervo
  • Dragones
  • Rana
  • Bebé feliz
  • Torsión espinal
  • SIllín
  • Shavasana
  • Lazo
  • Caracol
  • Esfinge y foca
  • Cuadrado
  • Cuclillas y cuclillas de puntillas
  • Libélula
  • Cisne y cisne dormido
  • Posturas Yin para la parte superior (distintas maneras de inclinarse y de colocar los brazos)

¿Cuándo practicar Yin Yoga?

  • En frío o temprano en la mañana: para no restar estrés a los tejidos más profundos.
  • Antes de ir a dormir: para calmar la mente.
  • Antes de un práctica más dinámica y activa, antes de una práctica Yang.
  • En las estaciones más cálidas, para equilibrar el exceso de Yang.
  • En épocas de ajetreo y estrés: para equilibrar energías.
  • Durante la menstruación de la mujer, para conservar energía.

Tres reglas básicas del Yin Yoga

  • Debemos entrar en las posturas hasta un límite apropiado, sin violentar al cuerpo pero conectando con las sensaciones.
  • Es necesario comprometerse a permanecer en quietud.
  • Los asanas se mantendrán durante un tiempo prolongado

Beneficios del Yin Yoga

1. Estabiliza las articulaciones: aportando mayor circulación de líquido sinovial a las mismas.

2. Mejora tu flexibilidad considerablemente: es una práctica moviliza la fascia y permite así al músculo que pueda estirarse de manera profunda.

3. Desbloquea, calma y equilibra emocionalmente, ya que relaja profundamente el sistema nervioso.

4. Es una práctica apta para casi cualquier condición física y edad: resulta casi restaurativa para recuperarnos después de una enfermedad o intervención (siempre guiados por un instructor cualificado).

5. Revitaliza y aumenta la energía.

6. Mejora tu autoestima: al ser una práctica muy meditativa, te conecta contigo misma llevando los principios de aceptación y no juicio al asana.

7.  Te ayuda a meditar después la práctica: al cultivar la escucha interna, tu energía se adaptará más fácilmente a la meditación.