Yoga para niños

El yoga en los niños se plantea como una práctica basada en juegos, cuentos, ejercicios de relajación, canciones… y todo ello con objetivos de fondo bien marcados, como son los yamas y los niyamas (valores de respeto hacia sí mismo y los demás), asanas (posturas y ejercicio físico), técnicas básicas de respiración y meditación y mindfulness.

Objetivos

Con estas técnicas, se consigue apartar cualquier tipo de estrés o presión que puedan padecer, potenciando así el autocontrol, la gestión de emociones y la concentración.

  • Potenciar habilidades emocionales y sociales.
  • Incrementar tanto la Inteligencia como la regulación emocional.
  • Manejar los impulsos.
  • Controlar y gestionar el estrés y la ansiedad.
  • Desarrollar habilidades interpersonales saludables con los demás.
  • Mejorar la conciencia corporal y desarrollar una forma de estar a gusto con el propio cuerpo.
  • Encauzarlos en el camino de la respuesta y no de la reacción.
  • Aprender a enfrentar situaciones y emociones difíciles, como la rabia, la frustración o el miedo.\
  • Trabajar con valores como la gratitud, la alegría y el contento por lo que ya tenemos y no sufrir con aquello nos falta.
  • Aumentar la creatividad, desarrollando habilidades para ser creativos a la hora de tomar decisiones y buscar solución a problemas.

Beneficios del yoga para los niños

¿Por qué recomendamos que los niños y niñas practiquen yoga?

  • Potencia el equilibrio mental, emocional y físico del niño, estableciendo las bases para una vida adulta saludable.
  • Es ideal para distintos tipos de personalidades. Así, el niño nervioso e inquieto fomentará la concentración y la relajación, mientras que el más introvertido ganará confianza en sí mismo, reafirmando su autoestima y abriéndose poco a poco al mundo que le rodea.
  • Trabaja la coordinación y la psicomotricidad.
  • Aprenden a realizar una correcta función respiratoria, mediante la respiración abdominal y completa, incidiendo así en la gestión y regulación de emociones de manera directa.
  • Toda la práctica se desarrolla en un ambiente de respeto y no competición, favoreciendo así valores como la amistad y el compañerismo.

¿Cómo son las clases de yoga para niños?

  • Sesiones de hora y media.
  • Grupo por edades (4-7 y 8-11 años).
  • Cada clase constará de una práctica física a través de historias, juegos o canciones; ejercicios de respiración, meditación y relajación, todo ello adaptado a su edad y al momento.
  • Los adultos acompañarán a los niños hasta la puerta y los recogerán a la salida, realizando así ellos solos la actividad con otros niños, de esta manera la concentración e implicación en las actividades será mayor.
  • Se facilitará material a las familias para trabajar en casa.
  • En la sala disponemos de todo lo necesario.

A quién está dirigido

A todos los niños y niñas de entre 4 y 11 años.